Inicio » Blog » ¿Cómo ahorrar en la oficina?
Cómo ahorrar en la oficina

¿Cómo ahorrar en la oficina?

Reducir nuestro gasto energético también va ligado a nuestra oficina, ya que a lo largo del año nos pasamos mucho tiempo en ella haciendo uso de equipos electrónicos y sus instalaciones. Disminuir el gasto energético no solo beneficia al emprendedor, sino que a su vez, disminuye nuestro impacto medioambiental ayudando al ahorro energético que repercutirá mucho a final de mes.

Aquí unos pequeños consejos, pero de gran importancia, que debemos de concienciarnos para lograr un entorno de trabajo respetuoso con el medioambiente:

  1. Aprovechar al máximo la luz natural: encender las luces solo cuando se trabaje en esa habitación y carezca de una buena iluminación natural. La instalación de tubos fluorescentes dura más y consume mucha menos energía.
  2. Apagar los aparatos electrónicos por completo: al final de la jornada laboral apagar por completo los equipos e instalaciones electrónicas como impresora, fax, ordenador, cafetera, etc y evitar el modo stand-by.
  3. Apagar el ordenador cuando no se utilice: por ejemplo a la hora de comer, pero si por razones de trabajo no es posible apagarlos por completo; apagar los monitores reduce considerablemente el gasto energético dado que es lo que más gasta en aparatos informáticos.
  4. Adecuar la climatización a la estación del año: poner el aire acondicionado en verano a no más de 24º y en invierno a 20º.
  5. Rotular los interruptores: si en tu oficina hay muchos interruptores juntos y la gente se equivoca al encenderlos, es un gasto superfluo e innecesario, por lo que poner una etiqueta y acertar a la primera reducirá el gasto de energía a final de año.
  6. Limpieza y cuidado de los equipos e instalaciones: la acumulación de suciedad en las bombillas hace que se reduzca poco a poco la iluminación, por ende inconscientemente hará que encendamos más luces. Lo mismo pasa con los equipos informáticos y la acumulación de polvo en su interior, que necesitaran de un mayor consumo eléctrico para mantenerlos a una temperatura óptima.
  7. Instalar impresoras con sistema de ahorro de energía: encender y apagar la impresora cada vez que queremos un documento es muy lioso, por tanto tener una impresora que en estado de inactividad opte por ahorrar energía, al final se notará en el consumo eléctrico.
  8. Pasarse a lo digital: evitar imprimir documentos, artículos, facturas, etc que sean innecesarios, no solo ahorraras en energía, sino que también evitarás gastar papel y tinta de impresora.
  9. Compartir la oficina: tanto si eres un pequeño empresario como un autónomo, compartir la oficina puede ayudarte a reducir muchos costes.
  10. Renegociar o cambiar los contratos y servicios energéticos: revisar las facturas energéticas, buscar alternativas o consultar a un asesor energético sobre las posibilidades de ahorro energético en tu oficina puede ayudarte a conseguir soluciones más económicas. En AhorreLuz comparamos y buscamos las ofertas energéticas que más se adapten a tus necesidades.