Inicio » Blog » ¿Cómo saber si la potencia eléctrica de tu negocio es la correcta?
como-saber-si-la-potencia-electrica-de-tu-negocio-es-correcta

¿Cómo saber si la potencia eléctrica de tu negocio es la correcta?

En los tiempos que corren generar cualquier mínimo ahorro para la mayoría de negocios es primordial para mantenerlo abierto y optimizar la potencia eléctrica es principal para pagar menos en la factura.

La actual crisis provocada por la COVID-19 ha dejado en una situación comprometida a muchas empresas que necesitan reducir sus gastos fijos como la energía, por ejemplo.

Una opción rápida y eficaz para reducir el importe de la factura y conseguir un ahorro prolongado en el tiempo es contratar la potencia eléctrica para tu negocio, pero ¿cómo se puede saber cuál es la correcta?

Si estás a punto de dar de alta el suministro eléctrico en tu negocio puedes contabilizar el número de máquinas y sus potencias que trabajarán al mismo tiempo para así hacer una idea de la potencia eléctrica a contratar, no obstante, esto puede dejar margen al error.

Así, lo más eficaz, es contactar con una persona experta en las energías que, a través de un estudio, pueda garantizar el rango de potencia a contratar sin lugar a dudas.

Si, por el contrario, llevas mucho tiempo con una potencia determinada y tus necesidades han cambiado, por ejemplo, tu actividad se ha visto reducida o incrementada, tendrás que valorar adaptarla y subirla para evitar sobrecargos por exceder la potencia contratada o reducirla, si no alcanzas ni de lejos la fijada en tu contrato.

De entrada, para calcular la potencia eléctrica que necesitas en tu negocio deberás tener en cuenta:

Dimensiones del lugar.
Actividad económica de tu empresa.
Número de máquinas operando al mismo tiempo.
Número de empleados.

Potencia eléctrica para cada tipo de negocio

No existe una potencia eléctrica establecida para cada pyme o gran empresa, por ejemplo. Pues esto dependerá, básicamente, de las necesidades de cada una. Cada negocio tiene unas características y unas condiciones totalmente diferentes. No obstante, veamos algunas claves que puede guiarnos a la hora de contratar una potencia u otra según el tipo de negocio.

  • Para bar o cafetería: Entre 10-15 kW.
  • Para restaurante: Más de 15 kW.
  • Hotel: Más de 15 kW.
  • Pequeña tienda de alimentación: 5 kW.

Estos datos sobre potencias eléctricas a contratar son orientativos ya que la actividad de cada negocio así como las dimensiones del local juegan un papel importante en la elección.

Maxímetro para negocios

Aquellas pymes o negocios en general con una potencia eléctrica superior a los 15 kW tendrán un maxímetro que además de evitar apagones por sobrepasar la potencia contratada, permitirá obtener un control más exhaustivo sobre este término, pues una de las funciones de este dispositivo es medir la potencia demandada en intervalos de 15 minutos, por lo que la información conseguida es precisal.

Así, este aparato podrá arrojarnos claridad a través un histórico de potencias a la hora de saber si contamos con la necesaria; si tenemos más de la que nuestra instalación demanda o menos. También registra la energía activa y reactiva.

El maxímetro también sirve para establecer penalizaciones si se supera en un porcentaje determinado fijado a través de la famosa ‘Ley del Maxímetro’. En en el caso de las empresas, conviene ajustar la potencia que abonar constantemente las penalizaciones por sobrepasar el rango contratado.

¿Cómo cambiar la potencia eléctrica?

Cambiar la potencia eléctrica de nuestro negocio implica un coste que será diferente si queremos subirla o reducirla.

En caso de subirla tendremos que hacer frente a los derechos de extensión, acceso y enganche. Por el contrario, si queremos bajarla, solo tendremos que abonar el derecho de enganche.

Para solicitar un cambio de potencia deberás facilitar la siguiente documentación:

  • Datos identificativos del titular del suministro.
  • Potencia anterior.
  • Potencia nueva.
  • CUPS.
  • Boletín Eléctrico.

Seguramente ya lo sepas y lo hayas aplicado, pero durante el estado de alarma, las compañías eléctricas permitían reducir la potencia eléctrica sin coste extra como medida para mejorar la situación económica de las empresas.

En Nabalia Energía, por ejemplo, las pymes han ahorrado al reducir su potencia contratada durante el estado de alarma.

Comparte: