Inicio » Blog » Revisión del gas natural, ¿cuándo y cómo debes hacerlas?
Revisión del gas natural

Revisión del gas natural, ¿cuándo y cómo debes hacerlas?

El agua caliente para ducharte después de un duro día de trabajo, la calefacción para calentar la sala de estar las frías noches de invierno, etc. Todas estas comodidades que a veces damos por sentadas dependen del correcto funcionamiento de la instalación del gas natural. Para poder seguir disfrutando de nuestro suministro y evitar riesgos y problemas mayores, debemos cumplir con la revisión del gas, periódica y llevada a cabo solo por un profesional cualificado.

¿Qué problemas puede descubrir la revisión del gas?

Pero ¿realmente es tan importante llevar a cabo la revisión del gas? La respuesta es afirmativa y tajante. Además de sufrir el corte de suministro del gas por parte de la distribuidora ante nuestra negativa, podríamos llegar a ponernos nosotros mismos en peligro por culpa de problemas en la instalación tales como:

  • La mala combustión de los quemadores de las cocinas de gas.
  • Fugas de gas en tu propia instalación o en la instalación de todo el bloque.
  • Evacuación defectuosa de las emisiones que se producen por la quema del gas.

El inspector es el encargado de asegurar el correcto funcionamiento de nuestra instalación. Eso sí, en el caso de enfrentar a alguno de estos problemas, deberá cortar el suministro hasta que se solucione, ¡que no te pille en la ducha!

¿En qué consiste exactamente la revisión del gas?

Básicamente, la revisión del gas consiste en comprobar el correcto funcionamiento de aquellas instalaciones que hacen posible el suministro del gas natural hasta nuestra vivienda.

Esta revisión del gas natural debe llevar a cabo cada cinco años de mano de las empresas distribuidoras del gas. Estas deben comunicarlo tres meses antes de mandar al técnico. Durante este tiempo, si así lo deseas, puedes contratar tu propio especialista. En el caso de que la distribuidora no reciba ninguna notificación sobre esto, por defecto enviará miembros de su propio personal para llevar a cabo la inspección de las instalaciones del gas.

El coste final de la revisión del gas se incluirá en la próxima factura del gas y está formado por dos conceptos: por un lado los gastos fijos de gestión de la distribuidora del gas —15,49 €— y por otro el coste de la revisión en sí. El precio de la revisión puede variar dependiendo de si has contratado a alguna empresa privada para llevar a cabo la inspección o si, por el contrario, se ha encargado la distribuidora de gas. En este último caso, el coste depende de la comunidad autónoma en la que te encuentres, pero normalmente suele encontrarse alrededor de los 35 €.

Pero volviendo a lo que nos ocupa, el técnico del gas debe comprobar:

  • El estado y correcto funcionamiento del contador numérico interno. Este debe estar precintado y no debe haber ninguna fuga.
  • Las tuberías y las llaves. Es muy importante comprobar que las tuberías por las que circula el gas se encuentran en perfecto estado.
  • Las gomas y las juntas. Estos elementos no deben estar ni desgastados ni caducados.
  • La ventilación. La vivienda debe tener una ventilación correcta para evitar que el gas se acumule si se produce una fuga.

Y hablando de ventilación, también es posible que la revisión del gas coincida con la revisión de la caldera del gas, la cual necesita una correcta salida de humos también.

¿Y la caldera de gas?

En el caso de la caldera del gas, la revisión debe llevarse a cabo cada dos años y puede realizarla tanto el equipo de los fabricantes de calderas, las compañías comercializadoras de gas o expertos independientes.

El coste de la revisión de la caldera del gas varía pero debes saber que tanto fabricantes como comercializadoras ofrecen servicios de mantenimiento.

De ti depende escoger entre entre las diferentes opciones a la hora de llevar a cabo la revisión del gas pero, lo que sí es de vital importancia es que esta se realice, tanto para el correcto funcionamiento del suministro como para la seguridad de tu hogar.