Inicio » Blog » ¿Qué son las potencias normalizadas y cómo actuar?
Que son las potencias normalizadas y como actuar

¿Qué son las potencias normalizadas y cómo actuar?

Un mes más te llega tu factura de la luz y continúas sin saber qué tramo de potencia tienes contratada, si corresponde a los rangos establecidos previos a la modificación o, por el contrario, pertenecen a los actuales.

Antes de contarte todo lo que sabemos acerca de la potencia normalizada te recordaremos que la potencia contratada hace referencia al número de dispositivos que puedes conectar a la vez, es decir, la cantidad de energía que puedes consumir en un determinado momento. A mayor potencia contratada podrás disfrutar de mayor cantidad de equipos consumiendo a la vez.

En 2006 el Ministerio de Industria estableció lo que se denominan como potencias normalizadas adecuando los rangos de potencia anteriores. Así, quien antes tenía contratada una potencia de 3,3 kW por ejemplo, ahora tendrá 3,45 kW.

Es probable que todavía no cuentes con la potencia normalizada, esto probablemente encuentre su explicación en que nunca has tenido que realizar trámites energéticos relacionados con esto.

¿Cuándo debo normalizar mi potencia?

En la actualidad, si quieres realizar uno de los siguientes trámites tu comercializadora puede que te pida que primero normalices tu potencia.

Antes, deberás revisar la tabla que te dejamos justo un poco más arriba para que compruebes cuál es tu potencia, si pertenece a los nuevos rangos o a los anteriores a la normalización de 2006.

Cambiar de tarifa

Como ya sabes existen distintas tarifas en el mercado y que tú como consumidor puedes elegir cuál deseas contratar. Antes de esto deberás acogerte a la potencia normalizada. Es decir, si aún cuentas con los rangos antiguos deberás adaptarlos a los nuevos para poder realizar dicho trámite.

Subir o bajar la potencia

Optimizar nuestro suministro eléctrico para conseguir un ahorro energético y económico pasa por aumentar o disminuir la potencia contratada. Para ello, previamente deberás normalizar tu potencia si es que aún no lo has hecho.

Ajusta tu potencia y ahorra en tu factura de la luz

Puede que aún no te hayas dado cuenta pero la potencia contratada es un coste fijo en nuestra factura. Es decir, pagamos por un determinado tramo, el cual es más caro o más barato en función de si es más alto o más bajo. Por ello, como precio base ya partimos de una cantidad u otra dependiendo de la potencia que tengamos.

A mayor potencia contratada mayor coste y viceversa. A veces sucede que al alquilar una nueva vivienda no nos fijamos en qué tramo tenía contratado el anterior inquilino y ni siquiera revisamos si es la potencia que nos conviene o no.

Por ello, es recomendable revisar qué potencia tenemos contratada y subirla o bajarla según nuestras necesidades energéticas.

Para saber cuál es el rango de potencia que nos interesa contratar primero revisaremos nuestra factura para saber cuál tenemos.

En segundo lugar miraremos si sobrepasamos esa potencia, es decir, si en nuestra factura aparecen sobrecargos por exceso de potencia o si alguna vez han saltado los plomos por este motivo.

Y en tercer lugar haremos un recuento de los dispositivos que normalmente tenemos conectado a la red eléctrica a la misma vez y que por tanto están consumiendo energía.

Una vez revisado sabremos si nos conviene subir el rango o por el contrario bajarlo. Ambas cosas —aumento o descenso— pueden suponernos un ahorro. Ya que bajarla cuando no necesitamos tanta abaratará nuestra factura pero también lo hará contratar una potencia que nos evite los costes por sobrecarga.

Hace unos días os contábamos que el Acuerdo de los Presupuestos Generales del Estado 2019 incluía una novedad acerca de la modificación de factura eléctrica que favorecería al consumidor. Se trata de “reducir el porcentaje que representa el término potencia de forma que el coste a pagar por los primeros kW/h sea inferior a los siguientes, incentivando la eficiencia energética”.

En definitiva, aprender a interpretar nuestra factura y conocer términos con la potencia derivará en un ahorro económico en nuestros recibos ya que sabremos cómo actuar frente a este coste.