Inicio » Blog » Passivhaus: la revolución en eficiencia energética
Eficiencia energética en las casa modernas

Passivhaus: la revolución en eficiencia energética

Mirando al futuro hoy hablaremos de la casa pasiva, o passivhaus, qué son estas casas ecológicas y cuáles son sus principales funcionalidades y ventajas. ¡No te lo pierdas!

La realidad principal que define lo que es una casa pasiva no es nada nuevo. Las condiciones climáticas es un aspecto que se ha tenido en cuenta desde la antigüedad. Hay datos que demuestran que Sócrates ya escribió sobre la arquitectura pasiva en la antigua Grecia.

Pero, ¿qué es realmente una casa pasiva? Una casa pasiva o passivhaus es una vivienda construida bajo los parámetros de la arquitectura bioclimática a lo que se suma la idea de un inmueble eficiente energéticamente. Es decir, una casa que se aprovecha de los recursos naturales que tiene a su alcance reduciendo lo máximo posible el consumo de energía de manera convencional.

Antes de continuar, explicaremos qué significa esto de la arquitectura bioclimática. Este tipo de construcción tiene en cuenta el clima que se da en la zona donde se vaya a dar la construcción de casas pasivas.

De este modo, consiste en tener en cuenta las condiciones climáticas para aprovechar los recursos naturales disponibles tanto el Sol y el viento como la lluvia o la vegetación existente en la zona. Así, se intenta disminuir el impacto ambiental que pueda suponer la generación de energía de manera convencional en ese hogar para cubrir las necesidades energéticas y reducir al máximo el consumo.

Así, podemos determinar que la construcción de casas pasivas se centra, básicamente, en la creación de casas ecológicas que aprovechan todos los recursos naturales disponibles del lugar para reducir al máximo el consumo energético al aprovechar las fuentes naturales de energía que se encuentran en el entorno.

Por tanto, antes de enfrentarnos a la construcción de casas pasivas lo primero a tener en cuenta son las condiciones climáticas que se desarrollan en el entorno para así orientar su edificación hacia un lugar a otro así como emplear unos materiales u otros en su construcción.

Ventajas de construir casas pasivas

Una de las principales ventajas de estas ecológicas es la reducción del consumo de energía en sistema de calefacción ya que al tener en cuenta en su construcción cuál es el mejor diseño para que se puede obtener el máximo beneficio del sol.

En este sentido, la construcción de casas pasivas aboga por el calentamiento natural del interior de la vivienda y para ello, además de tener en cuenta la posición orientada a obtener la máxima radiación solar, se construye con unos determinados materiales y sobre todo se tiene muy en cuenta el aislamiento de la vivienda, una cuestión súper importante al ahora de ahorrar energía.

Si la casa pasiva por definición nos lleva a pensar en eficiencia energética y ahorro, si nos planteamos estas viviendas con suministros energéticos 100% renovables se conseguiría un inmueble sostenible y muy respetuoso con el medio ambiente.

La idea de abastecer estas casas ecológicas a partir de energías limpias únicamente, proviene del ahorro energético que se produce, estimado entre un 75% y un 90%. En este sentido, al necesitar mucha menos energía para cubrir la demanda de las casas pasivas, se estima conveniente abastecer ese requerimiento mínimo de energía generada exclusivamente con recursos naturales.

Además, otra de las ventajas es que las casas pasivas cuentan con un sistema de ventilación automático que filtran el aire sucio convirtiéndolo en limpio, por lo que siempre podremos respirar un aire puro sin contaminar dentro de nuestro hogar.

Además, el calor corporal de los habitantes también es aprovechado para mantener esa temperatura interior ideal. También, la falta de corrientes frías y calientes dentro del inmueble resulta beneficioso para la salud, al mantenerse una temperatura más o menos constante sin cambios bruscos.

Aunque en cuestiones de salud y de sostenibilidad medioambiental la construcción de casas pasivas suponen grandes ventajas, la realidad es que se trata de un proyecto que requiere grandes inversiones lo que las hace poco asequibles para cualquier bolsillo.

Además, de momento sólo se puede hablar de ahorro en cuanto a calefacción y luz porque en el caso del agua aún no hay proyectos muy desarrollados que permitan también el ahorro de este recurso.