Inicio » Blog » La Tierra cada vez más cerca del “punto de no retorno”
Punto de no Retorno Planeta Tierra

La Tierra cada vez más cerca del “punto de no retorno”

Un nuevo estudio, publicado en la revista Earth System Dynamics de la Unión Europea de Geociencias y desarrollado por investigadores de las universidades de Oxford y Utrech, establece que la Tierra llegará a un punto de no retorno en 2035 si no se controla el cambio climático.

Esta investigación estima que el tiempo para implantar los objetivos establecidos en París, entre los que se encuentra la limitación del calentamiento global a 1,5ºC o 2ºC, se agota. Es decir, llegado este punto de no retorno, previsto para 2035, será inviable la consecución de dichos objetivos, y por tanto, la recuperación del planeta.

Además de los datos alarmantes que aportan este informe, se pone de manifiesto la urgencia con la que todos los actores —estados, organizaciones y ciudadanos— deben poner en marcha distintas medidas según su nivel de actuación. El cambio climático nos afecta a todos y por ello todos debemos tomar partido en esta causa.

¿Qué podemos hacer para frenar el cambio climático?

En Europa ya se han puesto en marcha distintas normativas que aplican alternativas sostenibles y comprometidas con el medioambiente. Actuar contra el cambio climático es prioritario en la Unión Europea y prueba de ello son los objetivos marcados para 2030 que establecen:

  • Al menos 40% de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (en relación con los niveles de 1990)
  • Al menos 27% de cuota de energías renovables
  • Al menos 27% de mejora de la eficiencia energética.

Según la UE, la consecución de estos objetivos llevarían al desarrollo de una economía baja en carbono y a la implantación de un sistema energético beneficioso para todos que:

  • Garantice una energía asequible para todos los consumidores
  • Aumente la seguridad del suministro energético de la UE
  • Reduzca nuestra dependencia de las importaciones de energía
  • Cree nuevas oportunidades de crecimiento y empleo.

Este sistema energético sostenible y respetuoso con el medioambiente además de velar por el entorno también traería consigo beneficios para la salud de los ciudadanos al reducirse la contaminación atmosférica causante de diversas enfermedades respiratorias.

Como ciudadanos también son varias las actuaciones preventivas que podemos poner en práctica para frenar el cambio climático y aminorar sus efectos en el medioambiente. Algunos ejemplos:

Haz un uso responsable de la energía

Revisa tus dispositivos y realiza tareas de mantenimiento para que el consumo de energía que realicen sea el correcto y esto no se dispare por posibles averías.

Programa electrodomésticos como la lavadora o el lavavajillas para que realicen sus funciones cuando estén cargados por completo para evitar un consumo innecesario de energía.

Controla el modo stand by de tus aparatos, como ya conoces, es algo que al final se acaba notando en la factura y es un derroche de energía que se puede evitar.

Aplica las 3 Rs

Reduce, reutiliza y recicla. El consumo ya sea de energía o de otros bienes y servicios cada vez es mayor lo que obliga a aumentar la producción, todo ello se ve reflejado en el deterioro del medioambiente.

Las montañas de los vertederos son más grandes y recurrimos con facilidad a los productos de “usar y tirar” los cuales, además, suele ser de plástico.

Por ello reduce tu consumo, compra solo lo que realmente necesites; reutiliza aquellos objetos que estaban en el fondo de un cajón esperando a ser tirados y dales una segunda vida; y recicla aquellos materiales cuya composición lo permita.

En la actualidad encontramos numerosas tiendas comprometidas con el mediomabiente que o bien realizan sus productos a partir de elementos reciclados o toman en cuenta las necesidades del entorno en sus procesos productivos.

Otras acciones

En esta línea de conseguir reducir el impacto de nuestras acciones en el mediomabiente y con ello contribuir a su recuperación también podemos:

  • Utilizar el transporte público en lugar de nuestro vehículo particular.
  • Controlar la temperatura a la que ponemos nuestros sistemas de climatización.
  • A la hora de renovar nuestros electrodomésticos pensemos en equipos más eficientes energéticamente.
  • Apuesta por la iluminación LED de tu inmueble.

Como ves aún tenemos algunos años de margen para actuar en consecuencia y llegar a 2035 con los deberes hechos, realizando un consumo de energía responsable y cuidando la Tierra para dejar un planeta sano a las generaciones futuras.