Inicio » Blog » ¿Cómo afecta la energía nuclear al medioambiente?
Energía Nuclear y MedioAmbiente

¿Cómo afecta la energía nuclear al medioambiente?

La energía nuclear es una energía no renovable que implica ciertos riesgos para el medioambiente. España actualmente cuenta con una potencia total instalada de 7.728 MW según consta en la web oficial del Ministerio para la Transición Energética repartidos entre las 6 centrales nucleares que se encuentran en funcionamiento.

Antes de conocer cómo afecta la energía nuclear al medioambiente veremos qué es exactamente esta energía.

¿Qué es la energía nuclear?

La energía nuclear es aquella que se encuentra contenida en el núcleo de un átomo. Un átomo es la unidad más pequeña en la que se dividen la materia.

El núcleo de un átomo está compuesto por dos tipos de partículas —neutrones y protones— que se encuentra unidas por la energía nuclear. Así, para obtener esa energía nuclear es necesario liberarla de estas dos partículas. Esto puede realizarse mediante dos procesos: fusión o fisión.

Fusión nuclear

La fusión nuclear une dos núcleos de átomos para formar uno más pesado. La unión, normalmente, se produce de átomos ligeros por ello se emplean átomos de hidrógeno y sus isótopos —átomos cuyos núcleos atómicos tienen el mismo número de protones pero diferente número de neutrones—. Este enlace de los núcleos átomos provoca una reacción que desprende energía.

Fisión nuclear

Por el contrario, la fisión nuclear consiste en la división del núcleo de un átomo. Antes, hemos dicho que en el núcleo de un átomo encontramos neutrones y protones unidos por energía nuclear, por tanto una forma de liberar esa energía es rompiendo el núcleo. Por tanto, la fisión nuclear consiste en el fraccionamiento de un núcleo mayor en núcleos más pequeños. En este proceso se desprende energía.

En las centrales nucleares la forma utilizada para generar energía es la fisión nuclear, es decir, la división del núcleo de un átomo. La energía producida en las centrales nucleares quieren de un reactor nuclear. Según el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), son estructuras que permiten la disposición del combustible nuclear de tal modo que dentro de ellos pueda tener lugar un proceso automantenido de fisión nuclear, sin necesidad de una fuente adicional de neutrones. Para ello se requiere combustible nuclear, siendo el más conocido el uranio.

¿Por qué es perjudicial para el medioambiente?

La producción de energía nuclear deja huellas en el entorno muy contaminantes y por largo tiempo además de provocar accidentes con consecuencias fatales. La gestión de los residuos radiactivos por periodos de tiempo, en ocasiones incalculable, supone grandes costes.

Más allá de los costes y de ser una energía no renovable, la nuclear implica los siguientes inconvenientes y peligros:

Recurso limitado

Al igual que cualquier otra energía no renovable su principal características es la capacidad limitada de sus recursos. Una vez se agoten no hay forma de que se vuelvan a regenerar por sí solos o de forma natural.

Utiliza materiales nocivos

Uno de los materiales más utilizados en las reacciones de fisión nuclear es el uranio cuya extracción y tratamiento suponen un impacto ambiental negativo. Se estima que para conseguir un 1 kilogramo de uranio es necesario remover más de 190.000 kilogramos de tierra. Además pocos países disponen de este recurso por lo que se ha traer del exterior lo que supone un incremento en los costes de producción de energía nuclear.

Tratamiento de materiales radiactivos

Esta es una de las cuestiones que generan más controversia a la hora de afrontar la viabilidad de las centrales nucleares. Tanto para los residuos que se generan tras los procesos de producción de energía —cada reactor en funcionamiento genera entre 20 y 30 toneladas de desechos nucleares—, como para los resultantes del desmantelamiento de centrales que han agotado su vida útil requieren un tratamiento específico y bajo unos estándares que garanticen la seguridad.

Son materiales muy tóxicos cuyo almacenaje siempre supone un riesgo importante incluso puede verse comprometida la salud de los habitantes cercanos a los cementerios nucleares que es así como se denominan a los lugares de almacenaje definitivo del material radiactivo.

Fabricación de armas nucleares

Aunque este aspecto responda más a cuestiones sociales, la producción de armas nucleares a partir de materiales como el plutonio o el uranio es una realidad. El desarrollo de la energía nuclear ha favorecido que los países puedan conseguir con mayor facilidad estos elementos para la fabricación de armamento nuclear.

A estos inconvenientes que supone la energía nuclear para el medio ambiente también hay que añadir la utilización de combustibles fósiles que sí emiten CO2 necesarios para transportar miles de toneladas de materiales.

Aunque la potencia instalada de energía nuclear en España ha descendido tras el cierre de la central de Santa María de Garoña en Burgos (455 MW), aún es la fuente que más peso tiene en la generación de energía de nuestro país con un 21,8% del total de la producción, según la Red Eléctrica de España.