Inicio » Blog » Cómo convertir nuestra casa en una «smart home»
Convertir casa convencional en smart home

Cómo convertir nuestra casa en una «smart home»

Sin duda, existen centenares de formas de ser más sostenibles en nuestro día a día, algunas más tradicionales —como evitar consumir productos envueltos en plástico, organizar nuestro gasto energético de acuerdo a nuestra discriminación horaria, abrir el grifo del agua durante el menor tiempo posible, etc— y existen otros tantos casos en los que la tecnología nos puede ayudar a vivir de forma más ecológica, ahorrando energía y dinero.

En este artículo hablaremos del concepto de «smart home» o casa inteligente. No nos malinterpretes, no nos referimos a que tu hogar cobre de la noche a la mañana conciencia de sí mismo —quizás es un futuro lejano sea posible—; nos referimos a un conjunto de dispositivos y avanzada tecnología que pueden hacernos la vida más fácil, siempre manteniendo valores como la eficiencia y la sostenibilidad, procurando no dañar al medioambiente.

Domótica y el Internet de las Cosas

Podemos hablar de casas inteligentes gracias a la domótica, una disciplina que agrupa todos aquellos sistemas que permiten dotar a un hogar del elemento «smart», es decir, de aquello capaz de automatizarla en lo que se refiere a gestión del consumo de energía, seguridad de sus habitantes, bienestar de los mismos y comunicación.

Esta automatización y su gestión se puede llevar a cabo a través de redes de comunicación tanto interiores como exteriores, cableadas o de forma inalámbrica, y tanto desde el exterior como dentro de la propia smart home.

Para implantar la domótica en tu smart home es necesario contar con conexión a Internet y adquirir un controlador domótico, amén de todos los sensores que desees para conectar la mayor cantidad de dispositivos con dicho controlador. Estos sensores nos permiten gestionar desde la temperatura, la luz o incluso la apertura de puertas gracias al Internet de las Cosas —la interconexión y gestión de objetos mundanos gracias a Internet.—

El potencial de las «smart home»

La domótica nos otorga una serie de opciones con enorme potencial para el control exhaustivo de muchos de los aspectos de nuestra smart home. El primer ejemplo de dichas oportunidades que nos ofrece la domótica es la programación y la eficiencia energética; y es que, gracias a la interconexión de los dispositivos y a su gestión remota, podemos controlar sistemas de climatización y calderas desde la comodidad de nuestro teléfono móvil o portátil.

También podemos controlar los toldos y las persianas, ya sea de forma manual a través de una aplicación o un mando o programando su comportamiento para que actúen de forma automática. Para ello son necesarios, además, sensores que sean capaces de registrar el viento y las radiaciones solares.

Gracias a la programación y el ahorro, la domótica también nos hace capaces de gestionar nuestro suministro eléctrico de una forma muchísimo más eficaz, permitiendo la desconexión automática de aquellos dispositivos que no son de uso prioritario, trasladando de forma automática el funcionamiento de determinados electrodomésticos a las franjas horarias más baratas y mostrando el consumo gracias a las lecturas de los contadores electrónicos.

Pero no todo se trata de ahorrar; una smart home también tiene como fin hacer nuestro día a día más cómodo y placentero gracias a la gestión de los sistemas de iluminación de la casa —apagar o encender todas las luces, automatizar su comportamiento, regular su potencia de acuerdo a la luminosidad de la habitación…— y del contenido multimedia y el ocio electrónico.

Por último, la seguridad también es muy importante. La domótica también se ocupa de mejorar la protección de los bienes, la seguridad y la vida de los habitantes de una smart home. Esto es posible gracias a alarmas de intrusos capaces de detectar presencias extrañas, detectores y alarmas de incendios, gas, escapes de agua e inundación, e incluso detectores de concentración de monóxido de carbono —si es que aún no has cambiado tu coche por uno eléctrico—. También dispones de alerta médica y la capacidad de acceder a las cámaras de seguridad desde tu teléfono móvil.

Como ves, estas casas inteligentes nos permiten vivir de forma muchísimo más cómodas, gestionando prácticamente todos los aspectos de nuestro hogar de forma remota desde la comodidad de nuestro smartphone mediante una simple aplicación móvil. Además de vivir en sintonía con los últimos avances tecnológicos, estarás ahorrando mucho dinero gracias al consumo eficiente y, por tanto, respetando el medioambiente.