Inicio » Blog » Cinco gadgets para el ahorro en el hogar
Gadget para ahorrar en la factura de luz

Cinco gadgets para el ahorro en el hogar

Desde hace unos años, las nuevas tecnologías nos han ofrecido distintas posibilidades para ahorrar energía en nuestro hogar de formas que antes solo pertenecían a la ciencia ficción.

Los gadgets especializados en eficiencia energética, la domótica y los aparatos de control de energía hacen posible ahorrar en torno al 30% en climatización, el 80% en iluminación y el 10% en energía «standby» en nuestro consumo doméstico. A continuación veremos cinco gadgets que nos ayudarán a controlar nuestro gasto eléctrico.

El consumo fantasma

¿Te resulta familiar la pequeña luz roja que se mantiene encendida en tu televisor una vez que lo apagas con el mando a distancia? Puede que no lo sepas pero esa diminuta lucecita quiere decir que el dispositivo se encuentra en «standby», es decir, sigue consumiendo un mínimo de energía, esperando a ser encendido de nuevo.

Puedes creer que este gasto se trata de una nimiedad pero, si lo ignoramos, puede llegar a suponer un gasto de entre 40 y 90€ anuales, una cantidad muy considerable si tenemos en cuenta que se debe a periodos en los que no estamos utilizando los aparatos en reposo.

Pero ¿cómo podemos evitar este consumo fantasma? La forma más barata y tradicional es utilizando una regleta común que cuente con un interruptor. De ese modo, si apagamos la regleta, todos los aparatos eléctricos dejarán de recibir energía, independientemente de que cuenten con modo «standby».

Por supuesto, hay otras formas más sofisticadas pero también un poco más costosas. Por ejemplo, podríamos adquirir una regleta con mando a distancia para poder privar de electricidad por separado a cada uno de sus enchufes.

También disponemos de las regletas «standby killer». Estas regletas cuentan con un enchufe principal y el resto secundarios. Cuando la regleta detecta que el aparato que está enchufado en la entrada principal ha entrado en modo espera, la «standby killer» desconecta de igual modo el resto de aparatos enchufados en las entradas secundarias.

En el mercado podemos encontrar modelos como la Belkin o la TrickleStar.

Conocer cuánto gastamos

Otras de las formas para ahorrar en nuestro consumo energético es gracias a un monitor de electricidad. Estos dispositivos miden en tiempo real el gasto de energía de los aparatos, nos dice qué electrodoméstico consume más electricidad y nos aconseja cómo podríamos ahorrar en consecuencia.

Hay monitores de electricidad o de consumo que se pueden instalar en regletas o enchufes de dispositivos concretos o, directamente, en el cuadro eléctrico del hogar. También pueden contar con su propia pantalla digital, con un usb para mostrar tus datos de consumo en un ordenador o incluso una aplicación para consultar esos datos en tu smartphone.

Un ejemplo digno de destacar es el sistema desarrollado por tres físicos gallegos, «Nubings». Su objetivo es que la gente sin mucho conocimiento sobre nuevas tecnologías o electricidad pueda ahorrar en su consumo sin problemas.

Interruptores inteligentes

¿Has llegado a casa y te has encontrado con el lámpara del salón encendida? A todos se nos ha olvidado apagar las luces o algún que otro aparato eléctrico al marcharnos, pero ahora contamos con varios modos para solucionar y evitar este gasto innecesario de energía.

Con el sistema WeMo —desarrollado por Belkin, la misma compañía de las regletas— podemos apagar o encender aparatos eléctricos desde la comodidad de nuestro «smartphone», sin importar dónde estemos. Solo es necesario contar con la aplicación adecuada y haber instalado en los enchufes de nuestro hogar los distintos WeMo Switch.

También disponemos de la tecnología de apagado y encendido por presencia —o PIR—. Los dispositivos PIR pueden instalarse en lámparas, bombillas o incluso en una esquina de una habitación y, gracias a los infrarrojos, pueden actuar como un sensor de movimiento. De este modo, cuando la habitación se quede vacía, las luces se apagarán automáticamente.

La tecnología PIR cuenta además con una versión más avanzada y completa, el sensor de movimiento integral. Con estos sensores podremos evitar que luces y aparatos eléctricos se queden encendidos. Tras establecer nosotros mismos una cantidad de tiempo determinada y abandonar la habitación, los sensores se encargarán de apagarlo todo pasado el tiempo prudencial al notar que no hay ninguna presencia.

Un ejemplo de estos sensores de movimiento integral es el Energy Egg. Eso sí, procura no quedarte quieto demasiado rato ¡o te quedarás a oscuras!

Temperatura a tu medida

Unos de los gastos energéticos más importantes para nuestro día a día, en épocas de temperaturas extremas, es el termostato. De todos es sabido que garantizarnos una temperatura agradable puede reflejarse en una factura eléctrica apabullante. ¿Cómo podemos ahorrar entonces?

La respuesta está en los termostatos inteligentes. Sistemas como el de Nest no solo memorizan las preferencias de los habitantes de una casa, además puedes encenderlo desde el móvil estando fuera.

De ese modo, si la calefacción está conectada a una temperatura más suave desde antes de tu llegada, la estancia ya estará climatizada y no hará falta que subas la temperatura muchísimo para calentarte cuanto antes, gastando mucha más energía.

Otros ingenios

Otros dispositivos que nos pueden servir para ahorrar en nuestro consumo son, por ejemplo, las lámparas hidroeléctricas —alimentadas por una turbina situada en las tuberías de agua—, dispositivos que analizan y controlan nuestro gasto de agua —como Water Pebble—, cargadores solares e incluso plantillas de zapatos que sirven para cargar nuestro «smartphone» caminando.

En conclusión, hoy en día disponemos de una gran cantidad de tecnología que nos garantiza una serie de beneficios: no solo ahorramos energía y dinero, también ayudamos al medioambiente. ¿Qué nos depara el futuro de los hogares inteligentes?