Inicio » Blog » ¿Es posible cambiar de compañía de gas? ¡Claro que sí!
Cambiar de compania de gas

¿Es posible cambiar de compañía de gas? ¡Claro que sí!

La liberalización del mercado gasista, finalizada en 2008, puso de relieve de la posibilidad de que un consumidor pudiera elegir en qué compañía de gas contratar su suministro.

Antes de la liberalización, actividades como transporte, distribución y comercialización estaban reguladas por el gobierno. Tras este proceso que ponía fin al monopolio gasista, la comercialización pasó a la libre competencia surgiendo así distintas compañías de gas, mientras que el transporte y la distribución seguían siendo gestionados por el gobierno.

De este modo, un consumidor es totalmente libre de contratar sus servicios con la compañía de gas que crea conveniente.

¿Cuánto cuesta cambiar de compañía de gas?

Esta es la mejor noticia. Cambiar de compañía de gas es un trámite totalmente gratuito. Sin embargo, debemos revisar nuestro actual contrato para comprobar si la tarifa incluye período de permanencia, ya que en tal caso es posible que tengamos que abonar la penalización por no cumplir con lo establecido.

En cualquier caso, ya no tenemos excusa para no cambiar de compañía de gas, pues únicamente tendremos que ponernos en contacto con la nueva comercializadora y acordar las cuestiones contractuales sin tocarnos el bolsillo.

¿Cuánto tarda el cambio de compañía de gas?

Los consumidores, como ya hemos dicho, pueden decidir en cualquier momento cambiar de compañía de gas y ejecutar el traslado a la nueva comercializadora cuando deseen. Pese a ello, el cambio puede tardar entre 15 y 20 días hábiles porque se ha de cerrar el período de facturación vigente.

¿Qué documentación necesito para cambiar de compañía de gas?

Para cambiar de compañía de gas —un trámite gratuito—solo necesitaremos disponer de los siguientes datos:

  • Datos identificativos del titular: nombre, apellidos, DNI, dirección y cuenta bancaria.
  • Código Universal del Punto de Suministro (CUPS).
  • Tarifa de acceso que deseamos contratar.

En este último punto —tarifa de acceso— conviene que nos detengamos unos segundos. ¿Conoces la tarifa de acceso que tienes?

Es importante destacar que a la hora de cambiar de compañía de gas podremos elegir la tarifa de gas que nosotros queramos, es decir, en plan de precios que más nos interese. Sin embargo, no podremos elegir la tarifa de acceso, pues esta vendrá determinada por los kWh consumidos anualmente.

Así, dentro de las tarifas para hogares —gas natural a bajas presiones— encontramos comúnmente la 3.1 y la 3.2 y, en algunas ocasiones, la 3.3.

La 3.1 está pensada para consumos inferiores a 5.000 kWh anuales; la 3.2 corresponde a un gasto energético entre los 5.000 y 50.000 kWh al año y la 3.3 para un uso de gas que ronda los 50.000-100.000 kWh durante los 12 meses. Esta última es poco frecuente encontrarla en los hogares. Para consumos superiores encontramos la 3.4 y la 3.5.

¿Cómo cambiar de compañía de gas?

Además de ser un trámite gratuito, cambiar de compañía de gas es un proceso sencillo al alcance de cualquier consumidor. Veamos cuáles son los pasos a seguir.

Puede que lo más complicado a lo que nos enfrentemos a la hora de cambiar de compañía de gas es decantarnos por una entra la multitud que existe en el mercado libre. Pero para eso tenemos una solución muy sencilla: el comparador energético.

Se trata de una herramienta online, gratuita e intuitiva que tras introducir algunos datos referentes a nuestro consumo nos facilita una lista con las compañías de gas y tarifas que mejor se adaptan a nuestras necesidades energéticas.

Una vez elegida la compañía que mejores servicios nos ofrece, el siguiente paso será ponernos en contacto con ella a través de internet o por teléfono y tener a mano los datos que antes hemos enumerado.

Y así, de esta forma tan sencilla comenzaremos a reducir nuestros costes energéticos, ya que uno de los principales motivos que nos lleva a cambiar de compañía es el ahorro que podemos conseguir.

Comparte: