Inicio » Blog » ¿Qué sistema de calefacción debo elegir?
Qué calefacción elegir

¿Qué sistema de calefacción debo elegir?

Cuando llegue el invierno y comiencen a bajar las temperaturas, es ahí cuando tendremos la necesidad de calentar el hogar; pero no todos son iguales. Dependiendo de la situación geográfica, si es una casa o un piso, el tamaño del inmueble, las personas que viven dentro, la climatología, el aislamiento y materiales de su construcción… Todos estos, son datos a tener en cuenta antes de elegir un sistema de calefacción.

Según el tipo de fuente de energía que utiliza pueden ser:

  • Biomasa
  • Geotérmica
  • Eléctrica
  • Solar
  • Gas

Según el tipo de aparato utilizado puede ser:

1 – Calefacción de gas natural, propano o gasoleo:

El gas natural es uno de los mas habituales en España porque no necesita almacenarse. El coste mensual es normal, no llegan a dispararse los precios pero su principal inconveniente es el coste de su instalación.

Dado que el gas natural no suele llegar muy lejos de las grandes poblaciones, el gas propano es una buena alternativa para casas en donde no llega el gas natural. Tiene una potencia calorífica superior al gas natural y se puede almacenar en depósitos fuera de casa.

El gasoleo es el mas peligroso ya que hay que almacenarlo en depósitos dentro de casa. Es un sistema que suele utilizarse para comunidades de vecinos o grandes viviendas. Últimamente es un método que se esta dejando de usar ya que es una energía menos limpia y menos rentable que el gas.

2 – Radiadores eléctricos:

Fácil instalación, mantenimiento y seguridad. La electricidad se convierte en calor al pasar esta por las resistencias eléctricas que hay en el calefactor. Es una energía que no emite gases contaminantes y su mantenimiento es ínfimo. El inconveniente de este sistema de calefacción es el coste de la tarifa eléctrica, ya que es mucho mayor que el gas natural. Es una buena opción para climas cálidos, segundas viviendas donde se reside poco tiempo, o pequeñas casas que se calientan rápidamente.

3 – Bomba de calor:

Normalmente viene en forma de aire acondicionado que puede dar calor en invierno y frio en verano. Una resistencia eléctrica calienta el aire que circula dentro de los convectores. El consumo eléctrico es menor que el de los radiadores eléctricos pero la desventaja es que la instalación es mas compleja ya que una parte tiene del aparato tiene que situarse en el exterior.

4 – Emisores termoeléctricos:

Son radiadores de aceite, ya sean anclados a la pared o de suelo. Mediante una resistencia eléctrica se calienta el aceite, y este emite calor mucho después de haberlo apagado. No necesita de obras, ni caldera, ni tuberías. Este sistema es caro y si se necesitan muchos radiadores puede necesitar aumentar la potencia eléctrica.

5 – Caldera con radiadores de agua:

Es el sistema mas usado en España ya que usa agua para transportar el calor a los radiadores y esta es una sustancia barata. La caldera suele estar situada en otro espacio para poder airearse fácilmente. Puede usarse tanto para una vivienda unifamiliar como para una comunidad de vecinos o edificio.

Elige el suministrador que mas te convenga:

Ya sea un sistema u otro, al final todos usan energía para funcionar, y elegir un suministrador que se adapte a nuestras necesidades es una de las partes mas importantes para que la factura energética no se dispare por una mala elección.

Con nuestro comparador energético de AhorreLuz en apenas unos minutos puede comparar las diferentes ofertas del mercado energético que más se ajusten a sus necesidades y así elegir la mejor oferta.