Inicio » Blog » ¿Cómo afecta a la salud la pobreza energética?
Efectos de la pobreza energetica en la salud

¿Cómo afecta a la salud la pobreza energética?

Disfrutar de un correcto suministro de energía es, a día de hoy, algo que la gran mayoría de la población da por sentado. ¿Cómo si no vamos a disfrutar de la iluminación por las noches, o de electrodomésticos como la lavadora, el frigorífico o el televisor? ¿Y si hace frío y quiero encender la estufa eléctrica? Pues, aunque pueda sorprenderte, son muchísimas las familias que luchan cada mes por abonar el importe de las facturas o que, directamente, son incapaces de acceder a la red general.

Esta situación precaria se conoce como pobreza energética, término en el que ahondaremos a continuación, un fenómeno que en mitad de la crisis económica se ha cobrado un número mayor de víctimas, algo impensable en nuestra sociedad democrática del bienestar. Y por si fuera poco, este tipo de pobreza no se limita a dejarnos sin luz: los efectos para nuestra salud pueden ser muy serios.

La pobreza energética y la salud

Experimentar la pobreza energética va más allá de tener dificultades para pagar las facturas. Y es que no poder calentar tu hogar durante los fríos días de invierno o exponernos al moho y a las humedades de un edificio agitado por las inclemencias del tiempo también se paga con la salud.

Los efectos para la salud de la pobreza energética son mucho más acusados entre determinados sectores de la población, grupos de riesgo como niños, adolescentes y ancianos, y podemos contar entre estos una mayor propensión a sufrir trastornos como el asma, la artritis, el reumatismo, depresión y problemas de ansiedad —entre otros—, y un mayor riesgo de muerte debido a distintas enfermedades cardiovasculares y respiratorias.

En este caso, se produce una especie de relación simbiótica entre los conceptos de pobreza energética y la tasa de mortalidad adicional de invierno —el aumento de la mortalidad con carácter estacional—.

Para explicar dicha relación de forma más efectiva, tomaremos el ejemplo de la tasa de mortalidad adicional de España, un 21 %. A pesar de que es imposible asumir que de ese porcentaje todas las muertes son consecuencia directa de la pobreza energética, atribuyéndole un porcentaje menor aún siguen siendo entre 2.000 y 9.000 muertes al año que se podrían evitar. Pero ¿cómo?

La Semana Europea de la lucha contra la Pobreza Energética

Según la Asociación de Ciencias Ambientales o ACA, existen tres elementos que determinan la aparición y la fuerza de la pobreza energética:

  • El precio de la energía.
  • La renta de las familias.
  • La eficiencia energética de los edificios.

De esta forma, no resulta extraño que la suma de un aumento de los precios de la energía, un descenso continuado de las rentas y un diseño de edificios completamente ajeno al concepto de eficiencia energética de como resultado la pobreza energética de muchísimas familias.

Es precisamente en la eficiencia energética donde ACA pone el punto de mira para eliminar y prevenir la pobreza energética y, de paso, luchar contra el cambio climático. Y es que, aprovechando la celebración de la Semana Europea de la lucha contra la Pobreza Energética que tuvo lugar hace unos días—del 17 al 22 de febrero—, la asociación reclama a las instituciones pertinentes la rehabilitación energética de los hogares, además de concienciar a todos los actores de la sociedad.

Para hacernos una idea del alcance de este trágico fenómeno, aunque en países como Dinamarca solo podamos hablar de un 3 % afectado por la pobreza energética, en otros países como Bulgaria la cifra sube hasta el 40 %. En el caso de España, según ACA, en 2012 un 17 % de hogares estaban destinando más del 10 % de su presupuesto en hacer frente a las facturas y un 9% declaraba que no podían calentar su casa durante el invierno.

Como ves, la pobreza energética es una problemática social muy grave y que afecta a más familias de las que creemos. Por suerte, con ayuda del bono social —y demás ayudas ofrecidas por el Estado— y un diseño de edificios mucho más eficiente energéticamente, es posible dejar la pobreza energética en el pasado. Mientras tanto, para asegurarte de que tienes el suministro de luz perfecto para ti, dispones de los comparadores de tarifas.