Inicio » Blog » Dinos a qué te dedicas y te diremos cómo puedes ahorrar
Como ahorrar según tu actividad profesional

Dinos a qué te dedicas y te diremos cómo puedes ahorrar

En la actualidad, un suministro de energía adecuado y perfectamente funcional es uno de los requisitos más importantes para llevar a cabo cualquier actividad profesional, sobre todo si hablamos de un trabajo relacionado con el ocio, los servicios, la restauración, etc. Es precisamente en este tipo de sectores donde el lugar físico, el local donde se desarrollan el trabajo, cobra una gran importancia.

Para que el cliente se sienta totalmente satisfecho, el entorno debe estar completamente acondicionado y alimentado por una corriente constante de electricidad, sin cortes que interrumpan la experiencia. Por suerte para los empresarios, para ofrecer un buen servicio, no siempre tienen que conformarse con facturas de luz astronómicas. Y es que parte del éxito y del desarrollo profesional reside en la gestión eficiente de la energía y los recursos de los que se dispone.

Bares y restaurantes

Si tu negocio se trata de un restaurante, el secreto para reducir el coste monetario de tus facturas de luz se encuentra en revisar la potencia que tienes contratada para ver si es demasiado alta —pagando más de la cuenta por algo que ni siquiera terminas utilizando— o demasiado baja —pagando por excesos en tu tarifa y sufriendo constantes y molestos cortes en el suministro—. ¿Imaginas estar sentado tranquilamente en una mesa de un restaurante o en la cocina preparando un delicioso plato y que de pronto se vaya la luz?

Para ajustar la potencia contratada a las necesidades de nuestro negocio de restauración, lo primero que debemos hacer es sumar la potencia de todos aquellos electrodomésticos que se encuentren funcionando al mismo tiempo en las horas más ajetreadas del servicio y comparar el resultado con nuestra actual potencia contratada. Evidentemente, si tu local dispone de un maxímetro, bastará con consultar la información que ofrece.

Discotecas y salas de conciertos

En el mundo de la noche, los cócteles, la música y las luces de neón que inundan la pista de baile tienen un precio muy concreto con el cierre de cada periodo de facturación, algo que puede resultar en absoluto divertido. Sin embargo, al igual que en el caso de los restaurantes, existen formas de convertir nuestro suministro energético en una versión mucho más inteligente, eficiente y no tan costosa.

En este caso, para reducir el coste de nuestras facturas de luz, podemos atacar el problema por dos vías: revisando la potencia y revisando el precio de la energía que tenemos contratados. De este modo, podemos modificar nuestra potencia contratada con el fin de reducir aquella correspondiente a las partes del día en las que este tipo de locales está cerrado. Esta es precisamente una de las características principales de este negocio, su marcado carácter horario. Gracias a la tarifa fetiche de este tipo de locales —la 3.0— podemos dividir la jornada en tres periodos y tres potencias diferentes.

Además, para reducir el coste de la energía, podemos optar por contratar un precio indexado, aquel que varía hora a hora según los dictámenes del mercado mayorista. Esto resulta muy beneficioso porque el precio nocturno suele ser el más reducido.

Hoteles, apartamentos turísticos y campings

Los hoteles presentan un solo contador con un solo contrato correspondiente que se puede revisar y modificar fácilmente con el fin de ahorrar. Sin embargo, los apartamentos turísticos poseen varios contadores y, por tanto, varios contratos. Para ahorrar en tu factura de la luz, lo ideal en este caso es optar por contratar el suministro eléctrico con una comercializadora que permita realizar facturación agrupada y facilite, además, la instalación de sistemas de ahorro de energía.

En el caso de los campings, como ya sabrás, la mayoría de su actividad se concentra en los meses estivales. Por ello, para ahorrar en el suministro de electricidad, lo más conveniente sería reducir la potencia contratada de todos los periodos. De ese modo, no importa si en verano tienes que pagar por excesos en el consumo, ya que con el ahorro conseguido durante el resto de meses del año valdrá la pena.

Como ves, no resulta tan complicado ahorrar en el suministro energético de tu negocio. Basta con tomar los datos de tu consumo, servirte de un comparador de luz para encontrar la tarifa perfecta o modificar tu tarifa contratada hasta que esté perfectamente ajustada a tus necesidades energéticas y aplicar un poco de lógica en tus hábitos. De ese modo, te ahorrarás un pellizco y, de paso, contribuirás al cuidado del medioambiente adoptando un consumo más eficiente.