Inicio » Blog » Carreteras solares, el futuro de la movilidad

Carreteras solares, el futuro de la movilidad

Sí sí, carreteras solares, tal cual. A continuación os hablaremos de una de las últimas novedades en la que departamentos de I+D de empresas consolidadas y startups de nueva creación están trabajando. Estamos hablando del desarrollo de carreteras solares.

En la actualidad, algunos de los hándicaps que existen en cuanto al sector del vehículo eléctrico son la escasa autonomía de las baterías y la lentitud en el proceso de carga de las mismas.

Teniendo claro el problema hay que plantear soluciones y por ello ya son varios los países que están desarrollando sistemas para que la tecnología de los paneles solares se pueda implementar en el suelo.

Ventajas de usar paneles solares sobre el asfalto

Como hemos comentado, dos de los problemas que está frenando la comercialización de los vehículos alimentados con electricidad es la escasa autonomía y la larga espera que supone recargar las baterías.

La instalación de estos paneles permitirán captar energía solar que posteriormente se convertirá en electricidad y se le podrán dar diversos usos como veremos en el siguiente punto.

El desarrollo de esta tecnología permitirá que los coches que funcionan de forma eléctrica puedan realizar la carga de las baterías en marcha mediante inducción.

Este sistema se podrá implementar sobre otras superficies como por ejemplo en parkings o incluso en carriles bici, con lo cual, hablamos de que a medio plazo este tipo de tecnología formará parte del paisaje de nuestro entorno.

El objetivo que se pretende alcanzar es que tanto la carga como la autonomía de las baterías deje de ser un problema a la hora de adquirir un vehículo que funciona gracias a la electricidad.

Otras aplicaciones del uso de paneles en el suelo

La dura composición de estos paneles, que consiste en la unión entre capas intercaladas de vidrio, caucho de silicona y cemento, hace que sobre dicha superficie puedan circular vehículos de hasta 12 toneladas de peso. Esto permite que tenga gran variedad de aplicaciones.

Carreteras autosuficientes

El instalar paneles solares en lo que se corresponde con el asfalto permitirá que, además de posibilitar la recarga de las baterías por inducción de los vehículos, generar la energía suficiente para usarse para abastecer el alumbrado de los paneles de avisos y las señales.

Seguridad de conducción

Estos paneles en forma de carretera pueden utilizarse como sistema de alumbrado sobre el suelo con el objetivo de ayudar en momentos cuyas condiciones climatológicas no sean las óptimas para la conducción y permitiendo que el vehículo esté en comunicación con el resto de vehículos de la carretera para así poder detectar posibles accidentes por exceso de velocidad, prevenir atascos.

Además, esta capacidad de retroiluminación permitiría señalizar pasos de cebra evitando las resbaladizas líneas de pintura.

Carril bici solar

En países como Holanda se han instalado paneles solares sobre el suelo de los carriles bici de la ciudad. Este sistema permite acumular electricidad no solo para el alumbrado público si no también para los hogares, ya que se estima que un módulo de tres metros podría acumular durante seis meses toda la energía que necesita un hogar durante un año.

Aceras solares

Budapest ha sido la ciudad pionera en instalar módulos solares sobre la acera con una doble intención, por un lado permite el tránsito de peatones y a la vez sirve para alimentar los cargadores eléctricos que hay a su alrededor.

Como puedes ver son muchas las empresas y países que apuestan por la investigación en este sector para llegar a optimizar todos los problemas relativos a la carga de baterías. Y es que está claro que la tendencia es la energía limpia y que no hablamos del futuro sino del presente.