Inicio » Blog » Adiós impuesto al sol, ya puedo ser autoconsumidor
Adios al impuesto al sol ya puedo ser autoconsumidor.

Adiós impuesto al sol, ya puedo ser autoconsumidor

¡Estamos de enhorabuena! El ‘impuesto al sol’ ya es parte de la triste historia de obstáculos que frenaban la aplicación del autoconsumo como una práctica extendida. Hoy le decimos adiós a este concepto y damos la bienvenida a todos los autoconsumidores que surjan tras esta medida.

El surgimiento del autoconsumo —producción de energía de forma individual para el consumo propio— trajo consigo una serie de beneficios pero también trabas que dificultaban su aplicación.

El ‘impuesto al sol’ quedaba recogido en el Real Decreto 900/2015, de 9 de octubre, por el que se regulan las condiciones administrativas, técnicas y económicas de las modalidades de suministro de energía eléctrica con autoconsumo y de producción con autoconsumo, como un pago a realizar por el autoconsumidor cuya instalación continua conectada a la red eléctrica en concepto de mantenimiento de las estructuras.

Te recordamos que existen varios tipos de autoconsumo —aislado o conectado a la red—.

El autoconsumo aislado es cuando producimos energía para autoabastecernos por completo. Sin embargo, existe la modalidad de seguir conectado a la red para cubrir la demanda de energía que nuestra instalación no cubre.

Es en este supuesto —cuando seguimos conectados a la red— cuando había que hacer frente al ‘impuesto al sol’.

Para saber más acerca de la antigua regulación del autoconsumo puedes entrar aquí.

Se elimina el impuesto al sol y se favorece el autoconsumo

Recientemente el Gobierno nos sorprendía con el Real Decreto-ley 15/2018, de 5 de octubre, de medidas urgentes para la transición energética y la protección de los consumidores, donde se incluían una serie de actuaciones destinadas a favorecer la práctica del autoconsumo.

La más novedosa sin duda era la eliminación del ‘impuesto al sol’ por entender que “el autoconsumo eléctrico renovable es un elemento imprescindible para lograr que el consumidor pueda obtener una energía más limpia y barata”. En este sentido, se establecen las siguientes bases que lo regulan a partir de ahora:

  • Se reconoce el derecho a autoconsumir energía eléctrica sin cargos.
  • Se reconoce el derecho al autoconsumo compartido por parte de uno o varios consumidores para aprovechar las economías de escala.
  • Se introduce el principio de simplificación administrativa y técnica, especialmente para las instalaciones de pequeña potencia.

El favorecimiento de esta práctica “permitirá disminuir la factura energética con carácter inmediato a los consumidores que lo instalen”.

Situación actual del autoconsumo en España

Hasta la anulación del ‘impuesto al sol’ la instalación de plantas de autoconsumo en España se encontraba muy limitada y la mayoría de estas estructuras pertenecían a particulares y estaban ubicadas en zonas retiradas de la ciudad, normalmente en pequeñas parcelas de terreno donde llevar la red eléctrica no llegaba.

Con la aprobación de unas medidas más favorecedoras y debido a la cantidad de horas de Sol con las que contamos, la práctica del autoconsumo se extiendan y se convierta en una forma de consumir energía responsable con el medioambiente.

No olvidemos que la principal ventaja del autoconsumo es la reducción del precio en facturas, sin embargo son muchas otras las asociadas a esta práctica.

En definitiva, la eliminación de obstáculos como el ‘impuesto al sol’ son buenas noticias que nos hacen creer que la transición energética hacia un modelo de producción de energía que tenga en cuenta las limitaciones del medioambiente está cada vez más cerca. Y sobre todo, convierte al ciudadano en parte activa del proceso de producción de energía.

Además, el autoconsumo supone una forma de controlar la producción descontrolada de energía ya que podemos generar sólo aquella que necesitamos.