Qué tramos de potencia eléctrica existen

¿Tu instalación es monofásica o trifásica? Si todavía no lo sabes, puedes comprobarlo en tu cuadro eléctrico, donde encontrarás un interruptor doble si es monofásica y triple si es trifásica. Es muy sencillo salir de dudas.

Dependiendo del tipo de instalación que tengamos deberemos contratar un tramo de potencia eléctrica u otro. Por tanto, el primer paso será comprobar qué tipo de suministro hay en nuestro inmueble. De este modo, estos serán tramos de potencia eléctrica que podrás contratar:


Suministro monofásico Suministro trifásico
1,15 kW 3,464 kW
1,725 kW 5,196 kW
2,3 kW 6,928 kW
3,45 kW 10,392 kW
4,6 kW 13,856 kW
5,75 kW 17,321 kW
6,9 kW 20,785 kW
8,05 kW 24,249 kW
9,2 kW 27,713 kW
10,35 kW 31,177 kW
11,5 kW 34,641 kW
14,49 kW 43,648 kW

En el caso de contar con una instalación monofásica la potencia máxima que podremos contratar será de 15 kW y en la instalación trifásica como mínimo tendremos que contratar 15 kW.

En las viviendas estándar encontraremos el suministro monofásico aunque puede que si esta es muy antigua aún esté instalado el suministro trifásico, pero no es lo habitual. En cambio, los suministros trifásicos es habitual encontrarlos en grandes instalaciones como naves industriales o centros comerciales por ejemplo, que realizan un consumo de energía elevado y que necesitan contratar unos tramos de potencia eléctrica más altos.

Reducir el tramo de potencia eléctrica y empezar a ahorrar en la factura de la luz

¿Sabías que reduciendo tu tramo de potencia eléctrica contratada puedes obtener un ahorro en tu factura de la luz? Así es, a veces tenemos más potencia contratada de la que realmente necesitamos pero por mero desconocimiento la dejamos tal cual está y no hacemos nada.

Puede que alguna vez hayas comprobado los efectos de superar la potencia que tenemos contratada, es decir, han saltado los plomos y se ha producido un apagón. En este caso, tenemos menos potencia de que necesitamos y por eso salta el ICP (Interruptor de Control de la Potencia) al conectar varios dispositivos electrónicos a la vez.

Si este es el caso, debemos contratar más potencia para evitar daños en nuestros dispositivos al producirse los apagones. Si por el contrario, hemos hecho un cálculo aproximado de todas las potencias de nuestros aparatos electrónicos y es mucho menor que el tramo de potencia que tenemos contratado en la actualidad podremos disminuirla.

En cualquier caso, aumentar o disminuir la potencia eléctrica es un trámite que puede realizar cualquier consumidor. Para ello tendremos que ponernos en contacto con nuestra compañía y aportar los siguientes datos:

  • Nombre, apellidos y DNI del titular.
  • Potencia eléctrica actual y el tramo nuevo que se desee contratar.
  • Dirección de la vivienda.
  • CUPS (Código Universal del Punto de Suministro) que puedes consultar en cualquier factura que hayas recibido.
  • Cuenta bancaria.

El cambio puede tardar entre 15 y 20 días laborables y supone un coste que se abonará con la siguiente factura emitida.

Usamos cookies propias y de terceros para ayudarte en tu navegación. Si continuas navegando consideramos que aceptas el uso de cookies. Más información.