Qué es la tarifa de discriminación horaria

¿Todavía no conoces la tarifa de discriminación horaria? ¿Aún no sabes que es una tarifa que puede reportarte beneficios económicos? No te preocupes, aquí te contaremos todo lo que necesitas saber sobre esta tarifa y si te interesa contratarla o no.

La tarifa de discriminación horaria cuenta con dos precios diferentes para la electricidad en la que encontramos dos períodos de facturación, uno más barato y otro más caro.

Cada período corresponde a una franja horaria diferente, así encontramos que el periodo donde la energía es más barata se conoce como horas valle y es el que corresponde con las horas que se desarrollan durante la noche. En cambio, el período que establece un precio más caro para la electricidad se relaciona con las horas del día y se denomina horas punta.

Esta tarifa de discriminación horaria se aplica dentro de la PVPC (Precio Voluntario al Pequeño Consumidor), es decir, para acogerte a esta posibilidad debes estar facturando tus suministros en el mercado regulado. Te recordamos que el mercado regulado es aquel en el que el precio de la energía está reglado por el estado.

Esto quiere decir, que dentro del mercado libre no encontramos la posibilidad de contratar la tarifa de discriminación horaria.

Existen dos posibilidades de contratar la tarifa de discriminación horaria: dos períodos (2.0DH) o de tres períodos (2.0DHS).

En el caso de la discriminación horaria de dos períodos (2.0DH) encontramos diferentes horarios según la época del año en la que no encontremos.

En verano encontraremos los siguientes horarios para discriminación horaria:

Invierno:

  • Horas punta: 12.00-22.00 horas.
  • Horas Valle: 22.00-12.00 horas.

Verano:

  • Horas punta: 13.00-23.00 horas.
  • Horas valle: 23.00-13.00 horas.

En el caso de la discriminación horaria de tres períodos (2.0DHS) no cambia el horaria dependiendo de si es invierno o verano. De este modo, el horario es el siguiente:

  • Horas punta: 13.00-23.00 horas.
  • Horas valle: 23:00-01:00 y 07:00-3:00 horas.
  • Horas supervalle: 01.00-07.00 horas.

¿Cómo saber si me conviene contratar la tarifa de discriminación horaria?

Para que la contratación de la tarifa de discriminación horaria sea positiva y nos repercuta un beneficio económico en la factura final se debe desplazar el máximo consumo de energía posible a las horas valle, es decir, cuando más barata es la electricidad.

Como requisito para contratar la discriminación horaria se debe realizar un consumo mínimo del 30% en las horas valle. Esto significa que mientras más se sobrepase ese 30% de consumo mínimo mayor será el ahorro económico en la factura.

Esto implica un cambio en los hábitos de consumo de los habitantes de una vivienda. No tendría sentido acogernos a esta tarifa de discriminación horaria si los miembros de una familia permanecen durante las horas centrales del día en el hogar, pues se realizará un consumo importante en las horas punta y no se obtendrá ningún ahorro económico.

Una vez sabemos en qué consiste la tarifa de discriminación horaria debemos ser conscientes del cambio de hábitos para empezar a ahorrar en nuestra factura de la luz.

Consejos para conseguir máximo ahorro con la discriminación horaria

Está claro que somos seres más diurnos que nocturnos y que la mayoría de las tareas que requieren energía las realizamos durante del día, pero existen algunas opciones para desplazar una parte del consumo energético a las horas puntas, como por ejemplo:

  • Programar lavadora, secadora y lavavajilla para que realicen su función durante la noche ya que son electrodomésticos que realizando un consumo de energía importante.
  • Aprovechar las horas de la mañana que todavía se consideran horas valle para realizar aquellas acciones que requieren un mayor consumo de energía.

Usamos cookies propias y de terceros para ayudarte en tu navegación. Si continuas navegando consideramos que aceptas el uso de cookies. Más información.