Potencia eléctrica recomendada

¿Has conectado alguno de los electrodomésticos y has sufrido un apagón? Probablemente hayas superado la potencia eléctrica que tienes contratada y por ello han saltado los plomos. O puede que nunca se haya producido un apagón porque tienes más potencia contratada de la que realmente necesitas. En cualquier caso, hoy saldrás de la duda.

Es muy importante tomarse el tiempo necesario para saber qué potencia eléctrica es la recomendada para nuestro hogar según los miembros que habitan y los electrodomésticos que se utilizan.

Es cierto que siempre podrás cambiarla, aumentarla o disminuirla, según tus necesidades pero debes saber que esto supone un coste que el consumidor debe asumir.

Para evitar realizar cambios a lo largo del tiempo, antes de dar de alta el servicio de la luz, párate y analiza qué tramo de potencia te conviene contratar. Para ello, presta atención a los siguientes factores:

  • Cuántas personas viven en casa.
  • Dimensiones del inmueble.
  • Suministro monofásico o trifásico.
  • Cuántos electrodomésticos tenemos en casa y sus correspondientes potencias.
  • Sistemas de refrigeración instalados en la vivienda.

En la actualidad existen herramientas online como las calculadoras de potencia que te ayudan a encontrar la potencia eléctrica recomendada.

Ejemplo de potencia eléctrica recomendada en una vivienda estándar

Pongamos como ejemplo que tenemos una vivienda de entre 50 y 80 metros cuadrados aproximadamente con 2 habitaciones en la que vive una pareja. El suministro de la misma de monofásico y en ella tenemos los electrodomésticos principales -televisión, lavadora, frigorífico, vitrocerámica, horno, microondas, termo eléctrico-. Además contamos con sistemas de climatización eléctricos. El rango de potencia eléctrica recomendada a contratar sería entre 3,45 kW y 4,6 kW.

Como comentábamos antes, siempre podrás cambiar la potencia eléctrica contratada, tanto subirla si en algún momento lo necesitas o disminuirla.

¿Cómo ahorrar en la factura de la luz a través de la potencia eléctrica?

Una de los factores principales que encarecen o abaratan los recibos de la luz es la potencia eléctrica que tengamos contratada.

A mayor potencia eléctrica más cara nuestra factura de la luz y viceversa. Es probable que ni siquiera sepas qué trampo de potencia tienes contratada en tu vivienda. Si este es tu caso, coge cualquiera de tus facturas anteriores y, en los recibos convencionales, encontrarás un concepto denominado «término de potencia».

El término de potencia hace referencia al tramo de potencia eléctrica que tenemos contratada y aún sin realizar ningún gasto de energía, se tendrá que abonar. Es por esto que conviene saber qué cantidad tenemos contratada y si es posible reducirla para así conseguir el mayor ahorro posible en nuestra factura de la luz.

Usamos cookies propias y de terceros para ayudarte en tu navegación. Si continuas navegando consideramos que aceptas el uso de cookies. Más información.