Entendiendo la factura de la luz

La factura de la luz forma parte de la vida diaria de todos los ciudadanos por lo que entender su composición y saber por lo que estamos pagando es un asunto de interés.

Tanto si tu factura es online o la recibes por correo ordinario, como si es mensual bimensual todas incluyen los mismos datos y costes detallados.

Primero veremos de forma general los conceptos que integran una factura de la luz:

  • Un 25% del precio total corresponde a los impuestos.
  • El 35% del gasto total es el consumo real que realizamos.
  • Un 40% de la factura final responde a los costes regulados establecidos por el estado, es decir, al transporte, distribución, etc.

Una vez tenemos una visión panorámica de la composición de los gastos que forman una factura de la luz pasaremos a ver en detalle punto a punto todos los apartados de la misma.

Ya sabes que puedes facturar tus suministros tanto en el mercado regulado como en el mercado libre y que las facturas de la luz pueden variar. En este caso, para desarrollar esta explicación tomaremos como referencia un recibo prototipo.

¿Cómo es nuestra factura de la luz

En la parte superior de cualquier recibo encontrarás el logotipo de tu comercializadora así como datos del titular del contrato, número de contrato, tipo de tarifa… Si avanzamos hacia abajo, veremos una serie de conceptos en los que se desglosan los diferentes costes.

Período de consumo:

En primer lugar, después del logotipo de la compañía y de los datos del titular encontraremos el período de consumo que corresponde con esa factura, es decir, la fecha que se tendrá en cuenta para realizar el cobro por la electricidad utilizada. El período establecido podrá ser mensual o bimensual.

CUPS:

También encontraremos nuestro número CUPS (Código Universal del Punto de Suministro) que identifica nuestros suministro. Podemos decir que es como el DNI de nuestra instalación y siempre será el mismo aunque cambiemos de comercializadora.

Peaje o tarifa de acceso:

Es un gasto fijo y se determina en función de la potencia que se tenga contratada. Este concepto corresponde con la tarifa que paga la comercializadora eléctrica a la distribuidora por usar las infraestructuras de distribución.

Facturación potencia contratada:

Este concepto se abonará aunque no exista consumo real de energía pues representa la potencia que el usuario ha contratado. Por tanto a mayor potencia contratada más coste.

Facturación energía consumida:

Este apartado es de fácil entendimiento y refleja el consumo de energía que hemos realizado en el período que se está tomando como referencia. Es decir, corresponde con el gasto real que hacemos de electricidad y se paga en función de los kW consumidos.

Energía reactiva:

Aparecerá en la factura si el consumo de la misma es significativo. Su facturación está regulada en el artículo 9.3 del RD 1164/2001 del 26 de octubre y se aplica en función de la potencia contratada.

Excesos de potencia:

Vendrá reflejado en la factura en caso de que cuentes con un maxímetro en tu suministro eléctrico y hayas sobrepasado la potencia que actualmente tienes contratada.

Otros conceptos:

Aquí se incluyen los siguientes costes:

Impuesto sobre la electricidad:

Cargo establecido por el gobierno sobre la electricidad.

Alquiler de equipos:

A menos que el contador sea tuyo, deberás pagar por el que utilizas alquilado.

IVA:

Se aplica un cargo del 21% sobre el importe total de la factura.

Usamos cookies propias y de terceros para ayudarte en tu navegación. Si continuas navegando consideramos que aceptas el uso de cookies. Más información.