Inicio » Blog » El blockchain y las energías renovables democratizan el mercado
El Blockchain y las Renovables

El blockchain y las energías renovables democratizan el mercado

Hasta ahora podemos ver lógico que nuestro vecino nos pida un poco de sal, aceite o incluso la clave del wifi pero, ¿qué os parece si os llama y os pide que compartáis un poco de electricidad? Así es como aparece el concepto de blockchain para revolucionar el sector energético.

Esta situación no parece muy lógica en estos momentos pero en un futuro a medio plazo seremos capaces de producir, almacenar, vender o compartir el exceso de energía que proviene del autoconsumo con otros hogares o empresas.

Panorama actual ante la llegada del Blockchain

En la actualidad tenemos asumido que el esquema de gestión energética participan:

  • Productores, se encargan de producir la energía que consumimos, por otro lado están las
  • Distribuidoras Eléctricas, se encargan mediante sus infraestructuras de la distribución de la electricidad.
  • Comercializadoras, la función de las comercializadoras es vender y proporcionar el mejor precio al cliente final, ya sea un hogar o una empresa.

El nuevo modelo de gestión tendrá un carácter descentralizado y abierto en el que se fusionará el mundo físico con el digital para que los consumidores también puedan convertirse en productores y vender la electricidad a otros usuarios, este perfil se denominan prosumers.

Este nuevo paradigma hace que el usuario tenga el control sobre su energía y así conseguir tanto ahorrar costes como minimizar la huella medioambiental.

LLega el Blockchain, qué es y cómo nos beneficia

Seguramente te suene, en algunos entornos “Blockchain” parece una palabra de moda pero entender qué es y su funcionamiento es más fácil de lo que pensamos.

Este término no solo está vinculado a las transacciones económicas si no que se expande a otros tipos de ámbitos.

Si tratamos de hacer una definición “sería” podemos decir que el blockchain es una tecnología que permite la transferencia de datos digitales con la completa seguridad de tener un cifrado sofisticado.

Pongamos un ejemplo para entenderlo mejor, imaginemos que Miguel quiere hacer una transferencia a Mería. Si realizamos esta acción mediante un banco haremos que los dos bancos se pongan en comunicación y tras un proceso transparente para nosotros y pasado un día o varios la transacción queda realizada.

Cuando sucede esto ni Miguel ni María tienen el control del proceso, ambos dependen de la información que tienen sobre ellos y de su forma de trabajar. Por otro lado, en muchos casos esto supondrá unos costes para Miguel que emite la transferencia.

El blockchain elimina intermediarios consiguiendo descentralizar la gestión. La misma operación llevada a lenguaje blockchain consistiría en que Miguel y María forman parte de una conjunto de usuarios (miles, millones) que acreditan que la operación se ha realizado correctamente.

En este caso Miguel y María no tienen porqué conocerse y el proceso comienza cuando Miguel dice a todos los usuarios de la red que va a transferir una cantidad desde su “cartera digital” a la de María.

En este momento los usuarios certifican que Miguel tiene dinero para afrontar la transacción y se realiza. A la vez esta información queda almacenada en una base de datos que es compartida por todos los usuarios quedando la operación sellada y validada.

El Blockchain y las Energías Renovables

Todo lo que hemos ido hablando en este post no forma parte del futuro sino que hemos de pensar en ello como en el presente.

En la actualidad se están desarrollando pruebas piloto en Australia y Holanda que demuestran que no queda mucho para afrontar esta realidad.

Alemania es otro de los países que utiliza la tecnología blockchain para que los usuarios a través de sus redes compartir y vender electricidad procedente de fuentes renovables.

Queda claro que la tecnología blockchain revolucionará no sólo el sector financiero sino en multitud de servicios en los que existe la figura intermediaria. En definitiva se trata de una tecnología que acerca los usuarios a los servicios abaratando costes y consiguiendo que cualquier tipo de transacción sea transparente y más segura.